Noticia

David Verdaguer nominado a los Goya 2015

David Verdaguer nominado a los Goya 2015

LaBacanal

enero 14th, 2015

0 Comments

Nos llena de orgullo y satisfacción comunicar que nuestro socio fundador David Verdaguer, alias Mindundi dentro de La Bacanal, ha sido nominado a los premios Goya de la Academia del cine para la próxima edición del presente 2015 en la categoría de Mejor Actor Revelación por su interpretación en la película 10.000Km del director Carlos Marqués-Marcet.

El ojo crítico de La Bacanal es muy exigente y hemos dejado a un lado los lazos emocionales para analizar objetivamente el trabajo de David y sus posibilidades de conseguir el Goya. Por cierto, que la coprotagonista Natalia Tena está también nominada en la categoría homóloga de Mejor Acttriz Revelación.

10.000km ya nos sorprendió en su día por su delicada sencillez y el excelente trabajo de sus dos actores. Protagonistas. Es decir, dos actores y protagonistas porque no hay ni un tercero, ni un cuarto. No estamos hablando de un ejército de orcos; hablamos de un tercero para hacer un poco de triangulito y desplazar un poco el peso de la historia fuera de la balanza. Pero como resulta que los dos chavales lo hacen muy bien al final no echas de menos ni al tercero ni a ese coche explotando que tanto nos gusta a nosotros en las producciones cinematográficas.

En La Bacanal no somos mucho de apostar ni de quinielas y sabiendo que los premios se otorgan por votación de la gente de la academia, que resulta ser la que trabaja en las pelis y que cuanto más grande sea tu peli, más gente trabaja en ella y más colegas te van a votar, pues va a ser bastante difícil que se lo den a David. Queremos aclarar que La Bacanal estuvo asesorando al equipo de 10.000km para que introdujeran el ejército de orcos y una banda sonora con la sinfónica del Vallés, pero no nos hicieron caso. Total, que ahora ha quedado una peli muy bonita e intimista pero con poquita gente con derecho a voto.

Algún alma más pura que yo dirá que no es así, que David está fantástico y que se merece el premio como el que más. Y yo le digo “¿Tú votas?. Pues a callar”.

No pasamos por alto el placer que proporciona seguir una gala de este tipo con sus entradas por la alfombra roja, los buenos chistes de guión, el ritmo desenfrenado que no te permite parpadear ni bostezar en las dos horas largas de ceremonia, los vestidos, producciones y outfits de las celebrities patrias que luego provocarán unos pies de foto maravillosos en la revista ¡Hola! y algún que otro toque de censura de nuestra televisión pública favorita. Me sobrecoge la emoción sólo de pensar en ello.

Pero este año estaremos más cerca que nunca de esta gala porque le dan el premio a un socio, a un amigo. Kipling decía que hay que saber reconocer al éxito y al fracaso como ambos farsantes que son y si nos toca ver a David con cara de Mona Lisa aplaudiendo mientras los músculos maxilares se contraen y mientras otro de los tres nominados recibe el premio, ya le hemos escrito un amplio y surtido catálogo de frases como “felicito a Menganito por su excelente trabajo”, “el premio es haber llegado hasta aquí”, “Ya sabíamos que teníamos pocas posibilidades”, “para nosotros ha sido un sueño todo lo que ha pasado”, y patatín y patatán. Ahora bien, como se lleve la estatua esa para casa vamos a echarnos al monte y a celebrarlo durante varios días como si de una boda gitana se tratara.

¡Suerte David!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *